Sordera, el hipotiroidismo hace de las suyas

Sí, la lista de molestias que representa tener hipotiroidismo puede ser absurdamente larga y, si no lo controlamos y somos constantes con el tratamiento que nuestro médico de confianza nos ha precisado, pueden llegar a invadir nuestro cuerpo y causar graves problemas en su funcionamiento.

La glándula tiroides es un órgano tan importante que controla varios procesos de nuestro organismo, que cualquier alteración que esta sufra desencadenará una serie de reacciones que se reflejan en nuestro organismo, nuestro ánimo y todo nuestro estilo de vida. Una de las tantas manifestaciones generales del hipotiroidismo es la pérdida de la audición, una condición que puede agravar este cuadro de no ser manejado a tiempo.

podcast hipotiroidismo

Sordera e hipotiroidismo

Cuando las hormonas tiroides no se desarrollan, o lo hacen parcialmente, los órganos auditivos se pueden ver comprometidos y el paciente puede sufrir hipoacusia (sordera). La hipoacusia supone la disminución o pérdida parcial de tu capacidad auditiva, que puede implicar:

  • Problemas al distinguir ciertos sonidos
  • Dificultad al tratar de escuchar cuando hay ruido alrededor
  • Percibir algunos sonidos demasiado fuertes o palabras mal articuladas
  • Mareos o zumbidos inexplicables.

Un reciente estudio de la Universidad de Tel Aviv evaluó la relación de nuestra tiroides con el oído, descubriendo que las alteraciones de la tiroides pueden desencadenar sordera congénita. El estudio reveló que cuando existe una insuficiencia de la hormona tiroidea, la capacidad auditiva no se desarrolla de forma óptima como resultado de una mutación genética.

En niños con hipotiroidismo congénito las complicaciones se pueden descubrir desde antes de los dos años, presentando, entre otros síntomas, problemas de sordera por defectos en la maduración de su sistema nervioso central.

En el caso de pacientes con hipotiroidismo adquirido, el 25% de ellos presentan hipoacusia mixta, que puede presentarse acompañado de vértigo, otro síntoma muy común en afecciones del oído, pero que va a disminuir e incluso desaparecer con tratamiento médico de sustitución de hormonas tiroideas.

Este hallazgo representa un primer acercamiento terapéutico para la prevención de la pérdida de audición antes de que ocurra, si sus causas se relacionan con afecciones tiroideas.

Lo sustancial es detectarlo a tiempo y ser consecuentes con el tratamiento y la medicación para el control del hipotiroidismo, que, con una dosis correcta y constante, logrará mermar o desaparecer la variedad de síntomas que esta enfermedad acarrea.

 

Fuentes: